miércoles, 4 de febrero de 2009

Inmóvil





Esquivo los cadáveres
-que a golpe de furia-
han muerto sobre
el pavimento de mi vida.

Nada en mi estómago
complace la quietud
con la que el paisaje
se desenvuelve ante mis ojos.

No tengo tiempo
para explicarte
que es mi enfermedad
la que me padece.

Timbre para el recreo.

Me quedo en el aula.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada