lunes, 15 de marzo de 2010

Fénix



Soy el que provee

Ese agua

En ese mundo.


En este tiempo de pérdidas

suaves -

como abandonos.


En éste desliz

sordomudo.

De transferencias intransferibles.


El dador.

El mecenas.

El no artista de lo cotidiano.


El traductor de la no lengua.


No escatimo esfuerzo

en esta abulia -

Y observo la necesidad

como quién disfruta de la belleza

de un bosque en llamas.


Miro por encima de mi hombro

Y no me reflejo.


Cual Fénix

me prendo fuego,

muero -


Y vuelvo a nacer analfabeto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada