lunes, 22 de marzo de 2010

Descelebración




Papá me grita desde la otra orilla.

Matute!!!!

Y nos saludamos en miniatura.


Nadie, nunca más, me va a volver a llamar así.

Es curioso extrañar hasta tu propio nombre.


Necesito una persona vieja

que ocupe un lugar que quedó vacante en el abrazo.

Se me acabaron los padres

y los abuelos.


Nos sirvo un whisky invisible

Amarillo hasta la nausea

-bigote-

Y brindamos sin festejar un carajo.


Hoy descelebraremos la tristeza.

Y lo haremos como cuando una casa se queda sin luz,

Manoteando al aire

hasta no llegar a tocarnos nunca.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada