viernes, 2 de septiembre de 2011

En el asado




En el asado.

Vivimos en ese crepitar.

Nos sienta a la mesa.

Nos cubre el apellido

y el tizne; la brasa explota,

chispas.

Vino para los grandes,

los chicos corren por ahí.


Hablamos nuestros casi cuarenta,

nuestra reciente orfandad.

Lo hacemos con el silencio

que es la palabra mejor hecha.


Llega la carne

Perfecta

En su punto.


Se abre el apetito de familia.

Mañana me subo a un avión.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada