viernes, 18 de noviembre de 2011

Desaparición




Más chico

que la estatua del tipo ese

que es piedra de hazañas.


Más chico

que el libro abierto

en ese verso,

clavado en la emoción;

sangra inteligencia

y así noquea.


La sensación de vigilia

nos mantendrá a tientas

pero con vida

en el mundo negro.


Más chico

que el recuerdo de mi club

aquel día de lluvia.

Los pantalones rotos

en las rodillas,

el jogging nuevo herida de mi vieja

y su esfuerzo subrayado,

ahora impostura.


Un guante de sastre

la maternidad.

Recuerdo dulce, recuerdo lácteo

el joven decrece;

el niño ahí

el niño panza,

ahora es todo bolsa,

miedo líquido.


Más chico

que el temblor éste

mientras afuera

la lluvia.


Llegando a la desaparición

fálica de un encuentro,

no somos ni siquiera memoria.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada