lunes, 20 de junio de 2011

Cotidiano




Las escenas de la vida cotidiana.

Despachos de blanco.

El ruido que llega de la calle,

primero los autos,

después todo lo demás.

¿No deberían las hojas de los árboles

ser mucho más ruido que todo lo demás?

Mezclo en el café

jefe, rutina y aburrimiento.

Me quedo piola.

Espero el próximo movimiento

que el azar tiene pensado para agitar mi día.

Un mueble de ikea

me amenaza desde el rincón del despacho.

Perfectamente ordinario.

Matemático. Triste.


Busco una excusa para quedarme en mi silla.

No tengo hambre.


Ojalá alguien viniese a regarme el ánimo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada